VIENTRE PLANO

Tener un Vientre Plano, nuestro gran objetivo para el verano.

No se trata siempre de hacer ejercicio o llevar una dieta equilibrada constante, cosa que debemos tener en cuenta siempre, sino de evitar problemas de hinchazón abdominal que acaban con todo el trabajo hecho, y todo por no conocer algunas cosas básicas y muy sencillas que debemos de aplicar.

En Masbellezza Nervión, como nutricionistas, os aconsejamos lo que podemos hacer para conseguir nuestro objetivo de tener un vientre plano.

El hinchazón abdominal es un problema mucho más frecuente de lo que imaginamos para todo el mundo, incluso para aquellos que llevan dietas equilibradas y sanas. Lo primero que debemos descubrir son los hábitos debemos cambiar o cómo debemos adaptar nuestra dieta para que no nos ocurra esto.

Los Alimentos más enemigos

Existe una larga lista de alimentos que nos provocan la inflamación abdominal generando una sensación bastante desagradable de pesadez que se prolonga incluso durante varias horas justo después de la comida. Te explicamos algunos de ellos.

Los Alimentos ricos en Grasas Saturadas: Los ácidos grasos polinsaturados son los más difíciles de digerir por el organismo porque su digestión requiere mucho más tiempo generando una disminución del metabolismo digestivo de los alimentos ingeridos y acaba generando una gran cantidad gases que nos provoca una hinchazón abdominal. De ahí tenemos esa sensación de estar durante horas haciendo la digestión.

Las Legumbres: Son un tipo de alimentos muy ricos en fibras  y polisacáridos y son difíciles de digerir, poco asimilables por nuestro organismo. Se produce un trastorno a la hora de digerir estos alimentos. Cuando a nuestro estómago le ponemos las cosas difíciles, su trabajo genera una inflamación que provocan una hinchazón abdominal. Para solucionarlo, debemos consumir legumbres bien cocidas y si aún mas conveniente retirarles la piel para facilitar más su digestión.

Los Productos Lácteos:  Un 15% de la población sufre de manera crónica intolerancia a la Lactosa. Cuando el estómago se vuelve intolerante a estos alimentos suele generar una inflamación que puede llegar a ser crónica. La lactosa la podemos encontrar en el pan, en los embutidos, en los snacks y hasta en algunos medicamentos. Lo que recomendamos es probar otro tipo de lácteos que no contengan lactosa o pasarse a las leches vegetales.

Las Coles: El repollo, la coliflor y el brócoli, poseen rafinosa, un polisacárido muy difícil de digerir por nuestro organismo ya que se fermenta en el intestino por acción bacteriana. Si a esto añadimos la gran cantidad de fibra que poseen, estaremos generando un hinchazón abdominal. Lo que recomendamos en este caso es cocerlos bien, consumirlos con moderación o combinarlos con otros alimentos que reduzcan su efecto en el organismo.

Las  Distintas Bebidas Carbonatadas: el exceso de bicarbonato que tienen las bebidas, generan muchos gases estomacales y nos hinchan el vientre. Hay que intentar evitarlo y esto nos lo agradecerá nuestro organismo.

La fibra, es buena pero sin abusar

La fibra también puede ser una gran causante de la hinchazón abdominal, sobre todo cuando comemos en exceso, impedimos con esto que el sistema digestivo elimine correctamente los desechos provocando esa sensación de pesadez tan molesta.

Con un excesivo consumo lo que provocamos es que la fibra fermente demasiado y llegue a generarnos una inflamación.

Para evitar esto debemos reducir este consumo de fibra cuando nos pasamos en las cantidades,  debemos repartir su ingesta en las diferentes comidas del día, cocer bien las legumbres y las verduras y comerlas al vapor mejor que crudas.

Los Alimentos que nos pueden ayudar a acabar con la sensación de hinchazón

Todos los alimentos que sean depurativos son nuestros mejores aliados a la hora de luchar contra la hinchazón abdominal y el vientre plano. También los que nos ayuda a mejorar el proceso digestivo porque posean enzimas digestivas que mejoren el funcionamiento estomacal.

Los alimentos Depurativos: La piña, las alcachofas, los espárragos, los arándanos, o el te verde.

Los alimentos Enzimáticos: Las frutas y verduras frescas, los germinados, las algas, las semillas y los frutos secos. Una alimentación integral, biológica, rica en verduras y frutas frescas es a su vez rica en minerales y vitaminas, todos nutrientes necesarios para que el organismo produzca sus propias enzimas de la manera más eficiente.